domingo, 16 de abril de 2017

TÚ, TU LEÓN Y TU CORDERO.

" Hay adentro de ti un cordero y un león. La madurez espiritual es la capacidad para dejar que el cordero y el leon descansen juntos. Tu leon es tu parte adulta y agresiva. Es la parte que toma la iniciativa y que toma decisiones. Pero hay tambien un cordero temeroso y vulnerable, la parte de ti que necesita afecto, apoyo, confirmación y alimento.


Cuando solo prestas atencion a tu leon, te sientes sobredimensionado y exhausto. Cuando
únicamente tienes conocimiento de tu cordero, te transformas con facilidad en victima de tu necesidad de la atencion de los demas. El arte de la vida espiritual es defender plenamente tanto a tu leon como a tu cordero. Entonces, puedes actuar afirmativamente sin negar tus propias necesidades. Y puedes demandar afecto y cuidado sin traicionar tu talento....

Desarrollar tu identidad como hijo de Dios no significa de ninguna manera abandonar tus
responsabilidades. Asi mismo, defender tu parte adulta de ninguna manera significa que no puedas
transformarte cada vez mas en hijo de Dios. De hecho, en verdad es al reves. Cuanto mas seguro puedas sentirte como hijo de Dios, mas libre seras para defender tu misión en el mundo como un ser humano responsable. Y, cuanto mas afirmes que tienes una tarea unica que desempeñar para Dios, mas abierto estarás para dejar satisfacer tu necesidad mas profunda.

El reinado de la paz que Jesús estableció comienza cuando 
tu león y tu cordero pueden 

descansar juntos libremente y sin temor. "      

          HENRI NOUWEN    

¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN, AMIGOS Y AMIGAS!                                                                      '

domingo, 9 de abril de 2017

¿SOLEDAD O AISLAMIENTO?

"Todos los seres humanos están solos. Ninguna otra persona sentirá exactamente lo que nosotros sentimos, ni pensará como nosotros pensamos, ni actuará como nosotros lo hacemos. Cada uno de nosotros es único y nuestra soledad es la otra cara de ese ser únicos. La pregunta es si dejamos que nuestra soledad se convierta 
en aislamiento..
El aislamiento resulta doloroso, la soledad está llena de paz. El aislamiento nos lleva a aferrarnos a los demás con desesperación; la soledad nos permite respetar a los demás como seres únicos y crear una comunidad.
Dejar que nuestro retiro crezca hasta convertirse en soledad y no en aislamiento es una lucha de toda la vida. Requiere una elección consciente de con quiénes vamos a estar...Pero las elecciones sabias nos ayudarán a encontrar la soledad allí donde nuestros corazones pueden crecer en el amor."

HENRI NOUWEN 

Que aprovechen mucho esta Semana Santa de 2017, amigas y amigos del blog.

lunes, 3 de abril de 2017

EL VINO EN LA COPA.

"El incondicional de Jesús a su Padre le había fortalecido para beber la copa de amargura, no con
una resignación pasiva, sino en total conocimiento de que la hora de su muerte sería también la hora de su gloria. Su hizo de su rendimiento un acto creativo, un acto que llegaría a dar mucho fruto. Su  alejó la posible fatalidad de la interrupción de su ministerio. En vez de un final irrevocable, su muerte se convirtió en el principio de una nueva vida. Por tanto, su le capacitó para confiar plenamente en la rica cosecha que el grano muerto acarrearía consigo.



¡Los gozos están escondidos en los dolores! Lo sé por mis propias épocas de depresión; por vivir
con personas disminuidas psíquicas; por mirar a los ojos de los enfermos y por estar entre los más pobres de los pobres. Solemos olvidar esta verdad y nos sentimos abrumados por nuestra propia oscuridad. Perdemos de vista fácilmente la perspectiva de nuestros gozos y hablamos de nuestras penas como si fuese la única realidad existente.

Necesitamos recordarnos unos a otros que la copa del dolor es también la copa del gozo, que lo
que realmente nos causa tristeza puede convertirse en un campo fértil de alegría. Por tanto necesitamos ser ángeles los unos para los otros, necesitamos darnos mutuamente fuerza y consuelo. Porque solamente cuando nos demos cuenta perfectamente de que la copa de la vida no es sólo una copa de dolor sino también una copa de gozo, seremos capaces de beberla. "


HENRI NOUWEN

¿Puedes beber este cáliz?




lunes, 27 de marzo de 2017

LA COPA DE MI PROPIA VIDA.

"No hay dos vidas iguales. Lo mismo que hay una cantidad incontable de vinos, hay una variedad incalculable de vidas. A menudo comparamos nuestra vida con la de los demás e intentamos descifrar si son mejores o peores, pero esas comparaciones no nos sirven de mucho. Tenemos que vivir nuestra propia vida, no la de otros. Tenemos que mantener firmemente entre nuestras manos nuestra propia copa. Tenemos que atrevernos a decir: «Ésta es mi vida, la que se me ha dado, y ésta es la vida que tengo que vivir lo mejor que pueda. Mi vida es única. Ningún otro vivirá esta vida mía. Tengo mi propia historia, mi propia familia, mi propio cuerpo, mi propio carácter, mis propios amigos, mi propia manera de pensar, de hablar y de actuar. Sí, tengo que vivir mi propia vida. Nadie tiene ante sí el mismo reto que yo. Estoy solo, porque soy único. Muchas personas pueden ayudarme a vivir mi vida, pero después de que todo haya sido dicho y hecho, tengo que hacer mis propias elecciones sobre cómo vivir».
Es duro decirnos esto a nosotros mismos porque al hacerlo nos enfrentamos a nuestra propia soledad. Pero, al mismo tiempo, es nuestro reto maravilloso porque lleva consigo el privilegio de nuestra unicidad. "


HENRI NOUWEN. ¿Puedes beber este cáliz? 










lunes, 20 de marzo de 2017

SOLO EL AMOR....

"El amor de Dios es incondicional, y sólo ese amor es lo que puede darnos fuerza para  vivir juntos evitando la violencia. Cuando sabemos que Dios nos ama profundamente y que siempre va a seguir amándonos así, quien quiera que seamos, hagamos lo que hagamos, se nos  hace posible no esperar de nuestros hermanos y hermanas más de lo que son capaces de dar, perdonar generosamente cuando  nos han ofendido, y responder a su hostilidad con amor. 
 Es entonces cuando hacemos visible una forma nueva de ser humanos y una nueva forma de responder a nuestros problemas mundiales."

HENRI NOUWEN  

  #henrinouwen cartas a marc acerca de Jesús

Traducido de www.henrinouwen.org

lunes, 13 de marzo de 2017

LA COPA EN EL SILENCIO.

"Cuando Jesús pregunta a sus amigos Santiago y Juan, los hijos del 
Zebedeo: «¿Podéis beber la copa de amargura que yo he de beber?» plantea una pregunta que apunta directamente al corazón... Se nos plantea una pregunta: ¿Cómo bebemos la copa de la salvación?
Debemos beber lentamente, saboreando cada sorbo, hasta el fondo. Vivir una vida completa es beber nuestra copa hasta que se quede vacía, confiando en que Dios la llenará con la vida eterna.
Es importante, sin embargo, ser muy concretos, tener nuestra mente muy clara cuando nos enfrentamos a la pregunta: «¿Cómo bebemos nuestra copa?». Necesitamos de ciertas disciplinas bien concretas que nos ayuden a asimilar y a interiorizar nuestros gozos y nuestras penas, y a encontrar en ellos nuestro único camino de libertad espiritual.

Me gustaría estudiar cómo tres disciplinas, la del silencio, la de la palabra y la de la acción, pueden ayudarnos a beber nuestra copa de la salvación.

La primera forma de beber nuestra copa es en el silencio. Puede parecemos una sorpresa porque estar silencioso parece que es no hacer nada. Pero es precisamente en el silencio cuando nos enfrentamos a problemas de nuestro verdadero ser. A menudo las penas de nuestras vidas nos abruman de tal forma que hacemos cualquier cosa para no enfrentarnos a ellas.....

El silencio es la disciplina que nos ayuda a sobrepasar la categoría de entretenimiento de nuestras vidas. En ese silencio es donde podemos hacer que emerjan nuestras penas y gozos de los lugares
en los que se ocultan y donde podemos mirarnos a la cara diciendo: «No tengas miedo, puedes mirar tu propio caminar en la vida, sus lados brillantes y oscuros, y descubrir tu forma de ser libre». 

Podemos encontrar el silencio en la naturaleza, en nuestra propia casa, en una iglesia o en un lugar de meditación. Pero donde quiera que lo encontremos, debemos mimarlo. Porque sólo en el silencio podemos conocer en profundidad quiénes somos y poco a poco mirarnos a nosotros mismos como dones de Dios.

Al principio el silencio puede asustarnos. En el silencio oímos las voces de las tinieblas: nuestros celos y nuestra rabia, nuestro resentimiento y nuestros deseos de venganza, nuestra lascivia y nuestra avaricia, nuestro dolor por las pérdidas, abusos o rechazos. Estas voces son a menudo ruidosas y persistentes. Todas esas realidades miserables pueden llegar a ensordecernos. Nuestra reacción más espontánea es salir corriendo y volver a nuestro entretenimiento.Pero si mantenemos la disciplina de permanecer y de no consentir que esas voces nos intimiden, perderán gradualmente su fuerza y pasarán a un segundo plano, dejando un espacio para las voces más suaves, más agradables, de la luz.

Estas voces hablan de paz, bondad, suavidad, gozo, esperanza, bien, perdón, y, sobre todo, de amor. Al principio pueden parecer tenues, insignificante y podemos pasarlo muy mal confiándonos a ellas. Sin embargo, son muy insistentes y se harán más fuertes si seguimos escuchándolas. Nos vienen desde lo más hondo de nosotros mismos y de muy lejos. Nos han estado hablando desde antes de nuestro nacimiento y nos revelan que no hay oscuridad en el que nos envió al mundo: sólo hay luz.

Son parte de las voces de Dios, que nos llamó desde toda la eternidad: «Mi hijo querido, mi favorito, mi gozo».

Los enormes poderes de nuestro mundo siguen pretendiendo ahogar esas voces suaves. Pero siguen siendo las voces de la verdad. Son como las que escuchó el profeta Elias en el monte Horeb. Allí Dios le habló no con la voz de un huracán, un terremoto o un incendio, sino como en un murmullo (1 Reyes 19,11-13). Este sonido nos quita todos nuestros miedos y nos hace darnos cuenta de que podemos enfrentarnos a la realidad, sobre todo a nuestra propia realidad. Estar en silencio es la primera forma de aprender a beber nuestra copa."



HENRI NOUWEN. ¿Puedes beber este cáliz?

martes, 7 de marzo de 2017

EMPEZANDO CUARESMA.


"..Comienza el tiempo de Cuaresma. Es un tiempo para estar contigo de una forma especial, un tiempo para orar, para ayunar y, de esta forma, seguirte en tu camino a Jerusalén, al Gólgota, y a la victoria final sobre la muerte...

Sé que la Cuaresma va a ser un tiempo muy difícil para mí. La elección de tu camino debe hacerse en cada momento de mi vida.... No hay lugares ni momentos sin elecciones. 
Y sé cómo me resisto profundamente a elegirte.

Por favor, Señor, quédate conmigo en todo momento y en todo lugar. Dame la fuerza y el coraje de vivir esta temporada fielmente, de manera que, cuando llegue la Pascua, pueda experimentar, con alegría, la nueva vida que has preparado en mí.”


HENRI NOUWEN