jueves, 22 de febrero de 2018

MI AMISTAD CONMIGO.

"¿Somos amigos de nosotros mismos? ¿Nos gusta cómo somos? Son preguntas importantes porque no podemos desarrollar buenas amistades con los demás a menos que seamos buenos amigos de nosotros mismos. 
¿Cómo ser  uno, entonces, amigo de uno mismo? Para empezar, es preciso reconocer la verdad sobre nosotros mismos. Somos apuestos pero también limitados, ricos pero también pobres, generosos pero también preocupados por nuestra seguridad. Sin embargo, más allá de todo esto, somos seres con un alma, con destellos de lo divino. Reconocer la verdad de nosotros mismos significa reivindicar el carácter sagrado de nuestro ser, sin entenderlo enteramente. Nuestro ser profundo escapa a nuestra capacidad mental o emocional de comprender las cosas. Pero cuando confiamos en que somos parte integrante de un Dios que nos ama, podemos ser amigos de nosotros mismos y estrechar con los demás relaciones de amor."

HENRI NOUWEN

martes, 13 de febrero de 2018

SEQUÍA.

"A veces sentimos una terrible sequedad en nuestra vida espiritual. No sentimos ganas de rezar, no sentimos la presencia de Dios, nos aburrimos con los servicios religiosos e incluso pensamos que todo lo que creíamos de Dios, Jesús y el Espíritu Santo no son más que un infantil cuento de hadas.
Entonces es muy importante darse cuenta de que la mayoría de tales sentimientos y pensamientos no son más que eso: sentimientos y pensamientos, y que el Espíritu de Dios está mucho más allá de nuestros sentimientos y pensamientos.
Es una gran bendición ser capaces de sentir la presencia de Dios en nuestros pensamientos y sentimientos, pero cuando no nos pasa, eso no quiere decir que Dios está ausente. A menudo significa que Dios nos llama a una mayor fidelidad. Precisamente es en tiempos de sequedad de espíritu cuando debemos mantener nuestra disciplina espiritual, con el fin de crecer
 hacia una nueva intimidad con Dios.”

HENRI NOUWEN

miércoles, 7 de febrero de 2018

¿SERÁ LA SUERTE?

"La alegría es lo que hace que la vida valga la pena de ser vivida, pero son muchos a los que les resulta difícil encontrarla. Se quejan de que sus vidas son tristes y deprimentes. ¿Qué es entonces lo que puede proporcionarnos la alegría que tanto ansiamos? ¿Es, simplemente, que algunas personas tienen más suerte que nosotros, mientras que otros somos más desafortunados? 
Aunque puede sonar extraño, podemos escoger la alegría. 
Dos personas pueden estar implicadas en un mismo hecho, pero una de ellas puede elegir vivirlo de forma totalmente distinta a la otra. Una puede elegir confiar que el hecho, por más que pueda resultar doloroso, contiene una promesa. El otro puede optar por la desesperanza y verse destruído por ella.
Lo que nos hace humanos es, precisamente, esa libertad de elección."

HENRI NOUWEN 

lunes, 29 de enero de 2018

HUMANOS.

Solo 8 días separan los aniversarios del nacimiento de dos maestros espirituales del siglo XX cuya obra divulgamos en nuestros blogs : el de Henri Nouwen (24 de enero de 1932) y el de Thomas Merton (31 de enero de 1915).  Para celebrar a Nouwen, traemos hoy una idea suya en la que salta a la vista la influencia de Merton en él, pero más importante aún, su asimilación y apropiación de una convicción fundamental : la importancia de lo humano en su visión espiritual.  En su “epifanía de Louisville” (Conjeturas de un espectador culpable) Merton nos habla de su alegría al experimentar la convicción de ser “miembro de la raza humana”. En la entrada de Nouwen que compartimos hoy, nos indica su propia experiencia semejante. 

"A primera vista, la alegría parece tener que ver con el hecho de ser diferentes. Cuando uno recibe un cumplido o gana un premio, siente alegría de no ser igual a los demás. Eres más rápido, más elegante o más apuesto y es esa diferencia la que te proporciona la alegría. Pero dicha alegría es de breve duración. 
La verdadera alegría está oculta en aquello en que reconocemos que somos igual que los demás: frágiles y mortales. Es la alegría de pertenecer a la raza humana. Es la alegría de estar con otro como un amigo, un colega, un compañero de viaje.
Esta es la alegría de Jesús, que es Emmanuel : Dios con nosotros."

HENRI NOUWEN

miércoles, 17 de enero de 2018

LA IMPOTENCIA DE DIOS.

Aunque estamos en enero, "nos queda Navidad para vivirla el resto del año", queridos amigos y amigas del blog. Por eso esta reflexión de Henri nunca está fuera de fecha. 
También subimos hoy el cartel que invita a un encuentro sobre la espiritualidad de Nouwen, publicado por la Henri Nouwen Society en su sitio en facebook. 


"Jesús es 'Dios con nosotros': Emmanuel. El gran misterio de Dios al hacerse hombre es el deseo de Dios de ser amado por nosotros. Al hacerse un niño vulnerable, totalmente dependiente de los cuidados humanos, Dios quiere eliminar toda la distancia existente entre lo humano y lo divino.
¿Quién puede temer a un niño necesitado de que lo alimenten, lo enseñen, lo guíen? Normalmente nos referimos a Dios como el Dios omnipotente, que reúne en sí todo el poder, de quien todos dependemos. Pero Dios quiso convertirse en el Dios impotente, totalmente vulnerable, que depende absolutamente de nosotros. 
¿Cómo podemos  temer a un Dios que quiere ser 
'Dios con nosotros' ? "

HENRI NOUWEN

-------


miércoles, 10 de enero de 2018

¿ÉXITO?

"Existe una gran diferencia entre tener éxito y ser fructífero.
El éxito  es producto de la fuerza, del control, de la respetabilidad. La persona de éxito posee la energía necesaria para crear algo, controlar su desarrollo y difundirlo masivamente. El éxito proporciona muchas recompensas y, frecuentemente, la fama.
Los frutos, sin embargo, nacen de la debilidad y la vulnerabilidad. Y los frutos son únicos. Un niño es un fruto concebido en la vulnerabilidad, la comunidad es el fruto de la desunión compartida y la intimidad es el fruto que crece gracias a compartir 
nuestras heridas. 
La verdadera alegría nace de dar fruto, no del éxito."

HENRI NOUWEN 

sábado, 6 de enero de 2018

PARA AFIRMAR EL PIE.

"Siempre que le dedicas a Dios un rato de tu tiempo libre, se te hace más claro tu camino  y puedes afirmar mejor el pie en la senda del amor.  No es nada espectacular ni sensacional.  Puede ser, simplemente, lo que dices, lo que lees, con quien hablas, a donde vas una tarde libre o la forma como te ves a tí mismo y a los demás.  Lo fascinante es que el primer paso te hace mas fácil el paso siguiente. Empiezas a descubrir que el amor engendra amor  y paso a paso avanzas en el camino hacia Dios. Te vas despojando poco a poco de tus dudas sobre el modo de amar; comprendes que "en el amor no existe el temor" y te ves impelido a avanzar más y más por el camino que Jesús caminó antes que tú". 

HENRI NOUWEN. 
Letters to Marc about Jesus. 1988

(traducción de este blog)