miércoles, 24 de diciembre de 2014

LA PALABRA, EL HERMANO, LA LUZ, LA VIDA

"Señor, tú eres la palabra pronunciada desde la eternidad por el Padre.

Has venido para vivir entre nosotros y conducirnos contigo a la casa de tu Padre.

Tú eres el hijo nacido desde la eternidad del Padre. Tú has nacido entre nosotros para convertirnos en tus hermanos y hermanas, en hijos e hijas de tu Padre.

Tú eres desde la eternidad la luz que ilumina.
 Has ingresado a nuestra oscuridad para iluminarnos con tu luz divina. Tú eres la vida, que proviene del Dios vivo de todos los tiempos. Tú has experimentado la muerte con nosotros y has abierto el camino hacia la vida eterna.

Tú eres la verdad y la vida, verdadero hijo del verdadero Padre. Tú has padecido en un mundo colmado de mentiras y engaños y nos has revelado así la felicidad del verdadero reconocimiento de Dios.
Te agradezco. Te alabo. Te adoro. Amén."

HENRI NOUWEN.


A todos los lectores y lectoras del blog,

!FELIZ NAVIDAD! 

lunes, 22 de diciembre de 2014

LA ESPERA MUTUA


"La espiritualidad de la espera no es solamente esperar a Dios.
Es también participar de la espera de Dios a nosotros, y de esta forma, llegar a compartir el amor más profundo: el amor de Dios. "

HENRI NOUWEN

sábado, 13 de diciembre de 2014

UNIFICADOS EN EL CORAZÓN DE DIOS

"El amor lo une todo, tanto lo creado como lo increado. El corazón de Dios, el corazón de todo lo creado y nuestros corazones se hacen uno en el amor. Eso es lo que todos los grandes místicos han estado tratando de decirnos a lo largo del tiempo: san Benito, san Francisco, Hildegarda de Bingen,  Hadewich de Brabante,  el maestro Eckhart, santa Teresa de Jesús, san Juan de la Cruz, Dag Hammarskjöld, Thomas Merton y otros muchos, cada cual a su manera y con su propio lenguaje, dieron testimonio del poder unificador del amor divino. Todos ellos, sin embargo, hablaron con un conocimiento adquirido no a través de la argumentación intelectual, sino por medio de la oración contemplativa. El Espíritu de Jesús les permitió ver el corazón, el corazón del universo y sus propios corazones en uno solo. Es en el corazón de Dios donde podemos acceder al conocimiento de la unidad de todo lo existente, creado e increado."

HENRY NOUWEN 


sábado, 6 de diciembre de 2014

DEJAR QUE EL VERBO SE HAGA CARNE

"La lectura espiritual es alimento para nuestras almas. Cuando dejamos que las palabras de la Biblia o de algún buen libro espiritual entren en nuestra mente hasta llegar a nuestro corazón, nos convertimos en personas distintas. El Verbo se hace carne paulatinamente en nosotros y transforma nuestro ser entero. Así, la lectura espiritual es una contínua encarnación del Verbo Divino dentro de nosotros. Dios se hizo carne hace mucho tiempo en y por medio de Jesucristo. En y por medio de nuestra lectura de la Palabra de Dios y nuestra reflexión sobre ella, Dios se hace carne en nosotros ahora y nos hace Cristos vivientes para los tiempos actuales."


HENRY NOUWEN

viernes, 28 de noviembre de 2014

¿CÓMO ESPERAMOS A DIOS?

“Esperamos con paciencia, pero paciencia no significa pasividad. Esperar pacientemente no es como esperar el autobús, o que deje de llover, o que salga el sol. Se trata de una espera activa en la que vivimos el momento presente al máximo para encontrar en él las señales de Aquel que estamos esperando.

La palabra paciencia viene del verbo latino 'patior' que significa padecer. Esperar pacientemente significa padecer por el momento presente, saboreandolo plenamente, dejando que crezcan las semillas que están plantadas en el suelo que pisamos hasta convertirse en plantas resistentes. Esperar pacientemente siempre significa prestar atención a lo que está ocurriendo ante nuestros propios ojos y ver en ellos los primeros rayos de la gloria venida de Dios.”

HENRI NOUWEN



domingo, 23 de noviembre de 2014

UNA ESPERA ACTIVA

"Esperar resulta esencial para la vida espiritual. Pero esperar como discípulo de Jesús no es una espera vacía, sino una espera con una promesa en nuestros corazones que hace ya presente lo que esperamos. Durante el Adviento esperamos el nacimiento de Jesús. Después de Pascua esperamos la venida del Espíritu y después de la Ascensión de Jesús esperamos su nueva venida gloriosa. Siempre estamos esperando, pero es una espera vivida en el convencimiento de que ya hemos visto las huellas de Dios. Esperar a Dios es una espera activa, alerta, ¡sí, gozosa!. Mientras esperamos, recordamos a aquel que creó una comunidad preparada para darle la bienvenida cuando Él venga."

HENRI NOUWEN

viernes, 21 de noviembre de 2014

Él ES EL REY

“Jesús es el niño vulnerable, el predicador humilde, el despreciado, el marginado, Cristo crucificado. Pero Jesús es asimismo <la imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura…Él es antes que todo y todo subsiste en Él”> (Colosenses 1, 15-17).  Él es el rey,  escarnecido en la cruz, que reina desde su trono en la Jerusalén celestial.  Es el Señor que entra en la ciudad a lomos de un pollino, y el Alfa y el Omega, el Principio y el Fin. El mundo lo maldice, pero Dios lo bendice.

Dirijamos siempre nuestra mirada a Jesús, porque en su corazón crucificado y glorificado nos vemos a nosotros mismos, llamados a compartir su sufrimiento, así como su gloria. “ 

HENRI NOUWEN

martes, 18 de noviembre de 2014

ABARCAR EL UNIVERSO

“Vivir una vida espiritual hace que nuestros pequeños y temerosos corazones sean tan grandes como el universo, porque el Espíritu de Jesús que mora en nuestro interior abarca todo lo creado. Jesús es el Verbo, y es a través de Él que fue creado el universo. Como dice San Pablo: < Porque en El fueron creadas todas las cosas del cielo y de la tierra, las visibles y las invisibles,…todo fue creado con Él y para Él…todo tiene en Él su consistencia> (Colosenses 1,16-17).  Por tanto, cuando Jesús vive en nuestro interior, por medio de su Espíritu, nuestros espíritus abarcan no sólo a todas las personas, sino también a todo lo creado.  El amor ahuyenta todo temor y reúne todo lo que pertenece a Dios.
La oración, que es respirar con el Espíritu de Jesús, nos lleva a este inmenso conocimiento. “ 

  HENRY NOUWEN

miércoles, 12 de noviembre de 2014

LA COMPASIÓN DE JESÚS

"Jesús es llamado Emmanuel, que quiere decir "Dios con nosotros". La gran paradoja de la vida de Jesús es que Él, cuyas palabras y obras  en modo alguno estaban influídas por las críticas o las alabanzas humanas, sino que dependían completamente de la voluntad de Dios, está más <con> nosotros que ningún otro ser humano. 
La compasión de Jesús, su profundo sentirse con nosotros, es posible porque su vida no está guiada por el respeto humano, sino únicamente por el amor de su Padre celestial. Efectivamente, Jesús es libre de amarnos porque no depende de nuestro amor"

HENRY NOUWEN

martes, 11 de noviembre de 2014

ENTRE EL ANHELO Y LA DEBILIDAD HUMANA

"Siempre me fascinó en Henri Nouwen su sincera búsqueda de Dios. Cuando escribe sobre el amor misericordioso de Dios, cuando escribe sobre hacerse uno en el corazón con el corazón de Dios, vislumbro entonces la experiencia que tuvo Nouwen. Pero él siempre habla de esa experiencia como un hombre herido y necesitado, como un hombre que se empeña en dejarse embeber en el espíritu de Cristo, pero que también conoce sinceramente todos los obstáculos para dejarse transformar por Jesús. Para mí, esa tensión entre el anhelo y la debilidad humana es característica de Nouwen. Y justamente eso lo hace simpático para mí y para muchos otros lectores. Hoy sigo leyendo con gusto sus libros. Aún cuando ya los he leído todos, me hace bien volver a profundizar en ellos y sentir el amor que me llega de sus palabras, un amor que no compara ni condena, sino que es comprensivo y misericordioso." 

 ANSELM GRUN 
Henry Nouwen: Testigo de la Misericordia de Dios.
Vidas de Fuego 

miércoles, 5 de noviembre de 2014

¿QUIENES SON LOS POBRES?

“Los pobres son el corazón de la Iglesia. Pero, ¿quiénes son los pobres? Al principio podemos pensar que no son gente como nosotros:  gente que vive en barrios bajos, va a comer a comedores de beneficencia, gente que duerme en la calle, los presos, los internados en los hospitales psiquiátricos o en hogares de ancianos. Pero los pobres pueden estar mucho más cerca de nosotros. Pueden estar en nuestras propias familias, iglesias o lugares de trabajo. Incluso más cerca: los pobres podemos ser nosotros mismos, que nos sentimos no amados, rechazados, ignorados o que experimentamos la pobreza, ya sea lejana, próxima o en nuestros propios corazones cuando necesitamos a la Iglesia, es decir, tomarnos de la mano como hermanos, confesar nuestra propia desolación y necesidad, perdonarnos mutuamente, sanar las heridas que nos hemos causado unos a otros y reunirnos en torno a la mesa de Jesús para partir el pan. 

Es así, pobres, como nosotros reconocemos a Jesús, que se hizo pobre por nosotros.”

Henry Nouwen



sábado, 1 de noviembre de 2014

LA COMPAÑÍA DE LOS QUE HAN MUERTO


 “Conforme envejecemos tenemos más y más personas a las que recordar, personas que han muerto antes que nosotros. Es muy importante recordar a quienes nos han querido y a aquellos a quienes hemos querido nosotros. Recordarles significa permitir que sus espíritus nos sigan acompañando en nuestra vida diaria. Pueden convertirse en partes de nuestra comunidad espiritual y ayudarnos amablemente cuando tomamos decisiones en nuestro viaje. Padres, maridos o mujeres, hijos o hijas, amigas o amigos pueden convertirse en verdaderos compañeros espirituales tras su muerte. En ocasiones pueden llegar a ser incluso más íntimos nuestros después de su muerte, que en vida. Recordar a los muertos es elegir su permanente compañía.”

                                                 Henry Nouwen

 

martes, 28 de octubre de 2014

VIVE EN NOSOTROS

“Cuando los dos discípulos reconocieron a Jesús en la posada de Emaús,  Jesús <desapareció de su presencia> (Lucas 24,31). El reconocimiento y la desaparición de Jesús son uno y el mismo acontecimiento. ¿Por qué? Porque los discípulos cayeron en la cuenta de que Jesús, Señor nuestro, vivía en ese momento en ellos…que se habían convertido en portadores de Jesús. Por tanto, Jesús no está ya sentado al otro lado de la mesa, como un extraño, su invitado, el amigo con el que pueden hablar y que puede darle buenos consejos. Ha llegado a ser uno con ellos. Les ha dado su propio Espíritu de Amor.  El compañero de viaje se ha convertido en el compañero del alma. Ellos están vivos, pero no son ya ellos mismos, sino Cristo viviente en ellos. (Gálatas 2,20)"            
   
 Henry Nouwen
   Pan para el viaje

domingo, 24 de agosto de 2014

CELEBRAR LA VIDA

"El ministro es el hombre que nos reta a celebrar la vida; es decir, a dejar de lado el fatalismo, la desesperación y a hacer nuestro descubrimiento de que sólo tenemos una vida para vivir, en un reconocimiento constante del trabajo de Dios con el hombre...

El ministro cristiano es aquel cuya vocación es hacer posible para el hombre no sólo que se enfrente a su humana situación sino también que la celebre en toda su aterradora realidad.

La celebración es la aceptación de la vida en un constante crecimiento del reconocimiento de su extraordinario valor. Y la vida es preciosa no sólo porque puede ser vista, tocada, saboreada, sino también porque se nos va día a día".

Henri Nouwen
Un ministerio creativo
PPC

viernes, 15 de agosto de 2014

RECUPERAR TU PARTE TEMEROSA

Una parte de ti ha quedado atrás muy temprano en tu vida: la parte que nunca se sintió plenamente admitida. Está llena de temores. Mientras tanto, te desarrollaste con muchas habilidades de supervivencia. Pero quieres que tu identidad sea una. Entonces, tienes que recuperar la parte que ha quedado atrás. Eso no es sencillo, pues te has transformado en una persona bastante formidable, y tu parte temerosa no sabe si puede vivir a salvo contigo. Tu parte madura tiene que volverse infantil (acogedora, amable y protectora) para que tu parte ansiosa pueda retornar y sentirse segura.

Te quejas de que es difícil para ti rezar, experimentar el amor de Jesús. Pero Jesús reside en tu parte temerosa, nunca totalmente admitida. Cuando proteges tu verdadera parte y descubres que es buena y hermosa, ves que Jesús esta allí. Allí donde eres más humano, mas tú mismo, más débil, allí reside Jesús. Recuperar tu parte temerosa es recuperar a Jesús.

Henri Nouwen
"La voz interior del amor"

viernes, 8 de agosto de 2014

CUATRO VERDADES ACERCA DE DIOS


1. Dios está con nosotros: “Verdaderamente, la buena noticia es que Dios no es un Dios distante, un Dios al que haya que temer y evitar, un Dios vengativo, sino un Dios al que conmueven nuestros dolores y que participa en la totalidad de la lucha humana. Dios es un Dios compasivo. Esto significa, ante todo, que Dios ha decidido estar con nosotros. Al llamarle Dios-con-nosotros, entramos en una nueva relación de intimidad con Él. Es un Dios solidario que ha querido compartir nuestros gozos y nuestros dolores, que nos defiende y nos guarda. Es un Dios cercano, al que llamamos refugio, fortaleza, sabiduría, socorro, pastor, amor. El modo de Dios estar con nosotros es a través de su Palabra hecha carne, Jesús, que camina con nosotros, que se hizo camino para nosotros.

2. Dios es personal: La segunda verdad acerca de Dios es que Dios está con nosotros de modo personal. El Creador de Cielo y Tierra ha querido ser, ante todo, padre amoroso, con quien tenemos, en Jesús, una relación íntima, personal. Por eso podemos llamarle “Padre”, Abba, pensando además en el padre de la parábola del hijo pródigo. Es un amor existente antes de que fuera posible ningún rechazo y pervivirá después de que todos los rechazos hayan tenido lugar.

3. Dios está oculto: Un tercer aspecto de Dios es más difícil de entender y aceptar. Dios está oculto, a la vez que dispuesto y deseoso de ser encontrado; está ausente y a la vez presente. Es un Dios “escondido”. Dios es mayor que toda dimensión o realidad humana, por eso a veces no conseguimos descubrirle en los acontecimientos cotidianos, nuestra mirada es “pequeña” para Dios; pero a la vez Dios “se abaja”, se acerca y nos sorprende de muchas formas inesperadas. Vivimos entre la luz y la oscuridad, entre la fe y el misterio. Lo dijo Dietrich Bonhoeffer: “El Dios que está con nosotros es el Dios que nos desampara”. Ante Dios y con Dios, vivimos sin Dios.

4. Dios nos está buscando: La cuarta verdad acerca del Dios al que oramos es que Dios nos está buscando. Nosotros no encontramos a Dios, sino que Dios nos encuentra a nosotros. Es el Buen Pastor que sale a buscar a la oveja perdida; la mujer que enciende una lámpara, barre la casa y busca por todas partes la moneda perdida. Nos esforzamos mucho por encontrar a Dios, olvidando a veces que él nos busca siempre y con más deseos que nosotros mismos de encontrarnos. Por eso la pregunta correcta no es ¿Cómo encontrar a Dios?, sino ¿Cómo dejarme encontrar por él? No tanto ¿Quién es Dios para mí?, sino ¿Quién soy yo para Dios?

¿Quién soy yo?

Respuesta fundamental: “Tú eres el amado de Dios”. Debemos afirmar siempre nuestra condición de amados. Desechar las voces negativas que nos dicen lo contrario: la trampa del auto-rechazo, que nos aleja de nuestra verdadera identidad. Debemos recorrer el camino para convertirnos en lo que ya somos, para ello es importante la disciplina de la oración.


La disciplina de la oración, implica tres cosas importantes:

1. Un tiempo concreto.

2. Un lugar especial.

3. Un único centro de atención: estar con Jesús.


Y luego: no prestar atención a las distracciones, que irán desapareciendo paulatinamente, y ser fiel a una disciplina oracional, perseverancia.

Henri Nouwen
"Dirección Espiritual"
(Resumen)

martes, 22 de julio de 2014

ORACIÓN EN HENRI NOUWEN

"En sus primeros años, Henri estaba especialmente preocupado por sacar la oración del ámbito de la obligación oficial y del cumplimiento del deber para trasladarla al ámbito del encuentro y del crecimiento personal. Gran parte de su línea de pensamiento sobre la oración se vio complementada y entremezclada con sus propios estudios de psicología y su asociación con el movimiento de psicología pastoral. En aquellos años, para Nouwen la oración formaba parte del autoconocimiento y el crecimiento psicológico, y en la experiencia de la oración era posible descubrir otras formas de expresarse y de ser, muy en la línea ejemplificada por Martín Buber en su ya clásico Yo y tú".

"Henri buscaba en la oración la intimidad y el amor que jamás pudo sentir de forma inequívoca e incondicional con sus familiares y amigos. Se aferraba al conocimiento ganado en la oración de que Dios lo amaba y lo aceptaba tal y como era. Considero que este era uno de los dinamismos más importantes de su vida de oración: el conocimiento de que Dios conocía los secretos de su corazón, pero sin embargo no le rechazaba".

Michael O Laughlin
"El amado de Dios"
Biografía espiritual de Henri Nouwen

domingo, 20 de julio de 2014

TENDIENDO PUENTES

"Llegar a ser prójimos es tender un puente sobre la brecha que separa a las personas. En la medida en que haya distancia entre nosotros y no podamos mirarnos a los ojos, se plantea todo tipo de ideas e imágenes falsas. Llamamos a otros con nombres ofensivos, hacemos bromas sobre ellos, los cubrimos con nuestros prejuicios y evitamos el contacto directo. Pensamos en ellos como enemigos. Nos olvidamos de que ellos aman como nosotros amamos, que cuidan de sus hijos como nosotros cuidamos de los nuestros, se enferman y mueren como nosotros. Olvidamos que son nuestros hermanos y hermanas y los tratamos como objetos que podemos destruir cuando queramos.
 Sólo cuando tenemos el valor de cruzar el camino y mirarnos a los ojos podemos ver que somos hijos del mismo Dios y miembros de la misma familia humana".

Henri Nouwen

viernes, 18 de julio de 2014

CONVERTIRNOS EN PRÓJIMOS

"Nos convertimos en prójimos cuando estamos dispuestos a cruzar el camino los unos por los otros. 
Hay tanta separación y segregación: 
entre los negros y los blancos, 
entre los homosexuales y los que no lo son, 
entre los jóvenes y los viejos, 
entre los enfermos y los sanos, 
entre los presos y los libres, 
entre los judíos y los gentiles, 
entre los musulmanes y los cristianos, 
entre los protestantes y los católicos, 
entre los católicos ortodoxos y los latinos.

 Hay muchos cruces de camino por hacer. 
Todos estamos muy ocupados en nuestros propios círculos. Tenemos nuestra propia gente hacia quienes ir y nuestros propios asuntos para ocuparnos. 
Pero si de vez en cuando pudiéramos cruzar el camino y prestar atención a lo que sucede del otro lado, podríamos convertirnos en prójimos".

Henri Nouwen

lunes, 14 de julio de 2014

LA PERSONA,LA VIDA, EL FUTURO.

"Estos son los principios del liderazgo cristiano: primero, una preocupación personal, que pide a un hombre entregar su vida por sus hermanos los hombres. Segundo, una fe profundamente arraigada en el valor y el significado de la vida, incluso cuando los días parecen oscuros. Y en tercer lugar, una esperanza clara que mira siempre al mañana, incluso más allá de la muerte. Y todos estos principios están basados en la sola y única convicción de que, desde que Dios se ha hecho hombre, el hombre tiene el poder de guiar a sus hermanos hacia la libertad".

Henri Nouwen
"El sanador herido"

jueves, 10 de julio de 2014

LIDERAZGO: UNIDAD, COMUNIDAD, ORACIÓN.

Para Nouwen, el líder cristiano no es un ingenuo optimista, ni un amargado pesimista, sino más bien es una persona de esperanza: vive bajo la firme convicción de que aquel en quien espera no lo defraudará. 

"El líder cristiano, que es capaz no sólo de ver todas las mociones del Espíritu con un sentido unificante sino también de contemplar este mundo con ojos críticos y al mismo tiempo compasivos, puede esperar que la generación de la era atómica, llena de inquietudes, no escoja la muerte como última forma desesperada de protesta, sino que opte por la nueva vida de la que él ha hecho visibles los primeros signos esperanzadores".

"El liderazgo es una vocación compartida, que se desarrolla trabajando estrechamente unidos en una comunidad donde hombres y mujeres pueden darse cuenta de lo que, como señalaba Teilhard de Chardin, para el que es capaz de ver, nada es profano". 

"El líder cristiano debe ser en el futuro lo que siempre debió ser en el pasado: un hombre de oración, un hombre que siempre siente la necesidad de orar. Puede parecer sorprendente que haya resaltado este hecho simple en este momento, pero espero haber conseguido eliminar toda aura dulce, pietista, demasiado eclesiástica, que en muchas ocasiones va unida a la palabra oración, una palabra que se usa a veces tan mal.
Porque, en un último análisis, el hombre de oración es capaz de descubrir en los otros la cara del Mesías y hacer visible lo que estaba oculto, hacer palpable lo que era inalcanzable. El hombre de oración es un líder precisamente porque por medio de su sentido de unificación del trabajo de Dios dentro de él mismo, puede librar a los demás y hacerles pasar de la confusión a la clarificación: por medio de su compasión, puede arrancarlos de los círculos cerrados de sus grupúsculos hacia el ancho mundo de la humanidad y por medio de la contemplación crítica puede convertir su inquietud radical y destructiva en un trabajo creativo en favor del mundo que ha de venir".


Henri Nouwen
"El sanador herido"

Tres ideas: unidad, comunidad, oración.

lunes, 7 de julio de 2014

A PESAR DEL MIEDO, LA ESPERANZA...

"El contemplativo no siente una necesidad imperiosa ni una ambición ansiosa de contactos humanos, sino que es guiado por la visión de lo que ha contemplado más que por las preocupaciones triviales de un mundo posesivo. No va de un lado para otro, de la exaltación a la depresión, arrastrado como una hoja muerta por las modas del momento, porque está en contacto con lo que es básico, central y último. No permite a nadie adorar a ídolos, e invita constantemente a sus hermanos los hombres a plantearse preguntas reales, a menudo penosas y molestas, a mirar qué es lo que hay bajo la superficie de una conducta anodina y a retirar todos los obstáculos que le impiden llegar al corazón de lo que importa. El contemplativo crítico se quita la máscara ilusoria de un mundo manipulador y tiene el coraje de mostrar en qué consiste la situación real del mundo. Sabe que muchos le toman por payaso, por loco, por un peligro para la sociedad y una amenaza para la humanidad. Pero no le asusta morir, puesto que su visión le hace trascender la diferencia entre la vida y la muerte y le otorga la verdadera libertad para hacer lo que tiene que hacerse aquí y ahora, sin importarle los peligros que eso conlleva. Más que nada, contemplará los signos ciertos de esperanza en la situación en la que él mismo se encuentra...".


Henri Nouwen
"El sanador herido"

UNA ACCIÓN CREATIVA PARA UN MUNDO MEJOR

"El futuro ministro cristiano no puede ser considerado de manera alguna como alguien preocupado solamente por ayudar a los individuos a adaptarse a las demandas del mundo. De hecho, el líder cristiano, capaz de ser un contemplativo crítico, será un revolucionario en un sentido absolutamente real. Porque probando todo lo que ve y escucha, para darse cuenta de su autenticidad evangélica, es capaz de cambiar el curso de la historia y arrancar a las personas de sus paroxismos, orientándolas hacia una acción creativa, que construirá un mundo mejor. No respalda cualquier bandera de protesta para estar al día con los que expresan su frustración más que sus ideas. Tampoco se une fácilmente a los que piden mayor protección, más policía, más disciplina y más orden. Mirará de forma crítica todo lo que pasa a su alrededor y tomará sus decisiones, basadas en una mirada interior a su propia vocación y no en el deseo de popularidad o en el miedo a ser rechazado. Criticará a los que protestan tanto como a los que se dedican a contemplarlos, cuando los motivos de ambos para esa actitud pasiva o revolucionaria sean falsos y sus objetivos dudosos".


Henri Nouwen
"El sanador herido"

martes, 24 de junio de 2014

TU IDENTIDAD DE HIJO DE DIOS.

"Tu verdadera identidad es la de hijo de Dios. Esta es la identidad que debes aceptar. Una vez que la has sostenido y te has instalado en ella, puedes vivir en un mundo que te da tantas alegrías como dolores. Puedes recibir los elogios y también la culpa que te llega como una oportunidad de fortalecer tu identidad básica, porque la identidad que te libera esta anclada mas allá de todo elogio y culpa humana. Perteneces a Dios, y como hijo de Dios se te ha enviado al mundo.

Necesitas guia espiritual. Necesitas personas que puedan mantenerte anclado en tu verdadera identidad. La tentación de desconectarte de ese punto profundo de tu interior en el cual Dios reside, y de dejarte ahogar en los elogios o en la culpa del mundo, siempre se conserva.

Como ese punto profundo dentro de ti en el cual se atraiga tu identidad como hijo de Dios que ha sido desconocido durante tanto tiempo, quienes pudieron conmoverte en ese punto tuvieron un repentino y, a menudo, agobiante poder sobre ti. Se volvieron parte de tu identidad. Ya no podías vivir sin ellos. Pero ellos no podían desempeñar ese rol divino, así que te dejaron, y te sentiste abandonado. Pero es precisamente esa experiencia de abandono la que te devuelve a tu verdadera identidad como hijo de Dios.
Únicamente Dios puede habitar por completo ese punto mas profundo en tu interior y darte una sensación de seguridad. Pero sigue existiendo el peligro de que dejes que otras personas te arrebaten tu centro sagrado arrastrándote así hacia la angustia.

Puede requerir mucho tiempo y disciplina volver a contactar plenamente tu ser profundo, escondido. Con tu ser público, que es conocido, amado y aceptado, pero también criticado por el mundo.
Gradualmente, sin embargo te iras sintiendo mas conectado .y te transformaras mas plenamente en quien realmente eres: un hijo de Dios. Ahí reside tu verdadera libertad.

Henri Nouwen
"La voz interior del amor"

sábado, 21 de junio de 2014

UN NUEVO LIDERAZGO

"El ministro cristiano que ha descubierto en sí mismo la voz del Espíritu y ha redescubierto a los hombres, sus compañeros de viaje, ayudado por el sentido de la compasión, puede mirar a las personas con las que se encuentra, los contactos que hace y los hechos de los que forma parte, de una manera diferente. Puede revelar a sus hermanos las primeras líneas del nuevo mundo detrás del velo de la vida diaria".

"No es misión del líder cristiano ir de un lado para otro intentando nerviosamente redimir a las personas, salvarlas en el último minuto, ponerlas en el buen camino. Porque hemos sido redimidos una sola vez y para siempre. El líder cristiano está llamado a ayudar a los demás a afirmar estas grandes buenas nuevas y a hacer visible en los acontecimientos diarios el hecho de que detrás de la cortina sucia de nuestros penosos síntomas hay algo grande que ver: la cara de Aquel a cuya imagen hemos sido modelados".

"El contemplativo puede ser un líder para una generación convulsionada, porque puede romper el círculo vicioso de las necesidades inmediatas que exigen una satisfacción también inmediata. Puede orientar los ojos de los que quieren mirar más allá de sus impulsos, hacia canales de creatividad".

Henri Nouwen
"El sanador herido"

UNA GENERACIÓN SIN PADRES

"Todos aquellos que se llaman a sí mismos padres o permiten que alguien se lo llame, desde el Santo Padre a muchos padres abades, a los miles de sacerdotes a los que se les llama padres, que intentan ofrecer buenas nuevas, deben saber que lo último que deberían escuchar con tranquilidad y satisfacción es ese «padre». Estamos frente a una generación que tiene personas que los han engendrado, pero no padres, una generación en la que todo el que reclama para sí algún tipo de autoridad, porque tiene más edad, porque tiene mayor madurez, porque es más inteligente o más poderoso, se convierte en sospechoso desde el principio".

Henri Nouwen
"El sanador herido"


lunes, 16 de junio de 2014

EL SANADOR HERIDO... EL LÍDER, CONTEMPLATIVO CRÍTICO.

"Hemos dicho que la generación preocupada por su mundo interior, que no vive el sentido de tener padres, quiere desesperadamente cambiar el mundo en el que vive, pero tiende a actuar por impulsos, de forma desordenada, ante la falta de alternativas fiables. ¿Cómo puede el líder cristiano dirigir su energía hacia los canales de la creatividad y ser realmente un agente de cambio? Esto puede sonar sorprendente y quizá incluso contradictoria. Pero es que pienso que lo que realmente se pide al líder cristiano del futuro es que sea un contemplativo crítico
Confío en ser capaz de prevenir a mis lectores de la asociación frecuente de la palabra contemplativo con una vida que se desarrolla detrás de unos muros, con un mínimo contacto con lo que pasa en un mundo que se mueve a una velocidad vertiginosa. Lo que tengo en la mente es una forma de contemplación muy activa, muy comprometida, una forma atractiva de contemplación. Creo que debo una aclaración al lector. 
El hombre que no sabe hacia dónde va o qué clase de mundo es aquel al que se orienta, que se pregunta si traer al mundo hijos en este universo caótico en el que está viviendo no es un acto de crueldad en vez de un acto de amor, se sentirá a menudo tentado de convertirse en un ser sarcástico y hasta cínico. Se ríe de sus amigos tan ocupados, pero no ofrece ninguna alternativa a esa actividad. Protesta contra muchas cosas, pero no sabe por qué luchar, de qué verdad ser testigo. 
Pero el ministro cristiano que ha descubierto en sí mismo la voz del Espíritu y ha redescubierto a los hombres, sus compañeros de viaje, ayudado por el sentido de la compasión, puede mirar a las personas con las que se encuentra, los contactos que hace y los hechos de los que forma parte, de una manera diferente. Puede revelar a sus hermanos las primeras líneas del nuevo mundo detrás del velo de la vida diaria. Como contemplativo crítico mantiene una cierta distancia, para impedir ser absorbido por lo que es más urgente y más inmediato. Pero esa misma distancia le permite mostrar la belleza real del ser humano y de su mundo, que siempre es diferente, fascinante, nueva. 
No es misión del líder cristiano ir de un lado para otro intentando nerviosamente redimir a las personas, salvarlas en el último minuto, ponerlas en el buen camino. Porque hemos sido redimidos una sola vez y para siempre".

Henri Nouwen
"El sanador herido"

sábado, 14 de junio de 2014

COMPASIÓN

"Cuando rezas, no sólo te descubres a ti mismo y descubres a Dios, sino que también descubres al prójimo. Porque, en la oración, no sólo profesas que las personas son personas y Dios es Dios, sino también que tu prójimo es tu hermana o tu hermano que vive a tu lado. Porque la misma conversión que te conduce al doloroso reconocimiento de tu malherida naturaleza humana, también te lleva a admitir con júbilo que no estás solo, sino que ser humano implica convivir.


Precisamente en este punto, surge la compasión. Esta compasión no queda cubierta por la palabra "lástima" ni por "simpatía". "Lástima" connota demasiado la idea de distancia. "Simpatía" implica una cercanía exclusiva. La compasión va más allá de la distancia y de la exclusividad.

Compasión es animarse a reconocer nuestro destino recíproco de manera que podamos avanzar, todos juntos, hacia la tierra que Dios nos está mostrando. La compasión también implica compartir en el gozo, lo cual puede ser tan importante como compartir el dolor. Darles a todos la posibilidad de ser completamente felices, dejar que su júbilo florezca por completo. Ofrecemos verdadero consuelo y apoyo cuando podemos decir de corazón: "Eso es verdaderamente bueno para ti" o "Me alegra ver que lo hiciste".


Por lo tanto, la conversión hacia Dios implica, al mismo tiempo, una conversión hacia las otras personas que viven contigo en esta Tierra. El granjero, el trabajador, el estudiante, el preso, el enfermo, la persona negra, la persona blanca, el débil, el fuerte, el oprimido y el opresor, el paciente y aquel que cura, el torturado y el torturador, no sólo son personas como tú, sino que están llamadas a reconocer contigo que Dios es un Dios para todos".

Henri Nouwen

martes, 10 de junio de 2014

ENFRÉNTATE AL ENEMIGO...

"A medida que ves mas claramente que tu vocación es ser testigo del amor de Dios en este mundo, y a medida que te decides más a vivir de acuerdo con esa vocación, los ataques del enemigo se incrementarán. Escucharas decir: “Careces de valor, no tienes nada que ofrecer, no eres atractivo, ni deseable, ni amable.” Cuanto más sientas el llamado de Dios, más descubrirás en tu propia alma la batalla cósmica entre Dios y el Diablo. No temas. Sigue fortaleciendo tu convicción de que el amor de Dios es suficiente para ti, de que estás en buenas manos, y de que se te esta guiando en cada paso del camino. No te sorprendas por los ataques demoniacos. Se incrementaran pero, al enfrentarlos sin temor, descubrirás que no tienen poder.

Lo importante es seguir aferrado al amor auténtico, duradero e inequívoco de Jesús. Cuando dudes de ese amor, regresa a tu morada espiritual y escucha allí la voz del amor. Únicamente cuando sabes en lo mas íntimo de tu ser que eres profundamente amado, puedes enfrentar las oscuras voces del enemigo sin ser seducido por ellas.

El amor de Jesús te aportara una visión aun mas clara de tu llamado, así como de los muchos intentos por apartarte de ese camino. Cuanto más se te demande hablar por el amor de Dios, más necesitarás profundizar el conocimiento de ese amor en tu propio corazón. Cuanto más lejos te lleve ese viaje hacia afuera, mas profundo debe ser el viaje hacia adentro. Solo cuando tus raices son profundas, tus frutos pueden ser abundantes. El enemigo esta allí, esperando destruirte, pero puedes enfrentarla sin temor cuando sabes que te mantienes a salvo en el amor de Jesús".

Henri Nouwen
"La voz interior del amor"

sábado, 7 de junio de 2014

AUTENTICIDAD.

"A pesar de su persistente desasosiego y de sus angustias periódicas en relación con su vida, Henri era muy natural y muy fiel a como él era realmente, y ésta es una de las razones por las que llevó tanta luz al mundo y por las que su mensaje resultaba tan creíble y atractivo. No puedo afirmar que se sintiera absolutamente cómodo siendo como era, pero sabía como era y no intentó ser lo que no era. La autenticidad de Henri formaba parte de su sinceridad personal... Henri era honesto en relación con sus dudas, pero igualmente honesto en relación con sus certezas. Fue un creyente sincero que hablaba desde su profundo sentido personal de la realidad de Dios".

Michael O¨Laughlin
"El amado de Dios"
DDB

viernes, 6 de junio de 2014

NUEVO LIBRO DE HENRI NOUWEN

Después de dos volúmenes anteriores, 'Dirección espiritual' y 'Formación espiritual',  aparece ahora una nueva obra de Henri Nouwen, preparada por dos de sus discípulos.  Aquí, en este tercer volumen de la trilogía, enseña a leer los «signos de los tiempos» en la vida diaria para que tomemos decisiones orientadas en último término por Dios. La premisa de este libro es que Dios nos habla constantemente. Y ese discernimiento es la práctica espiritual que busca entender qué es lo que Dios trata de decirnos.

jueves, 5 de junio de 2014

VOLVER A LO ESENCIAL

En la entrada anterior aparece una idea que, por considerarla muy importante, quiero volver a reproducirla ahora. Es un dilema que he visto en la práctica de mi vida como religioso, en los proyectos de mi familia religiosa, en el futuro de esta forma de vida en la Iglesia. Acabamos funcionando como una gran empresa, que se mueve entre grandes proyectos, propiedades y seguros, mientras perdemos lo esencial que es la libertad y la compasión. Claro que necesitamos formarnos, pero más urgente es transformarnos, buscando la raíz...

"En cualquier parte, los líderes cristianos, lo mismo hombres que mujeres, se han hecho progresivamente conscientes de la necesidad de una formación y de un entrenamiento específicos. Esta necesidad es realista, y el deseo de más profesionalismo en el ministerio, comprensible. Pero el peligro está en que en vez de llegar a la libertad para dejar crecer al espíritu, el futuro ministro pueda enredarse él mismo en las complicaciones de su propia competencia adquirida y se sirva de su especialización como de una excusa para soslayar una misión mucho más difícil, la de ser compasivo. La misión del líder cristiano es la de sacar a flote lo mejor que tiene el hombre e impulsarlo hacía delante, hacia una comunidad más humana. El peligro está en que su ojo, hábil a la hora de hacer un buen diagnóstico, se convierta más en un ojo que hace análisis detallados y distantes, que en el ojo de alguien que, con sentido de compasión, haga el camino con su hermano. Y sí los sacerdotes y ministros del mañana piensan que la solución al problema del liderazgo cristiano de cara a la próxima generación es una mejor preparación, pueden acabar sintiéndose más frustrados y desilusionados que los líderes de hoy".

(Henri Nouwen)

martes, 3 de junio de 2014

EL SANADOR HERIDO... EL LÍDER COMO HOMBRE COMPASIVO 2.

"El hombre compasivo, que apunta hacia la posibilidad del perdón, ayuda a los otros a liberarse de las cadenas de su vergüenza paralizante, les permite vivir su propia culpabilidad y restaurar su esperanza de cara a un futuro en el que el cordero y el león puedan dormir juntos. 
Pero debemos ser conscientes de la gran tentación a la que se enfrentará el ministro cristiano del futuro. En cualquier parte, los líderes cristianos, lo mismo hombres que mujeres, se han hecho progresivamente conscientes de la necesidad de una formación y de un entrenamiento específicos. Esta necesidad es realista, y el deseo de más profesionalismo en el ministerio, comprensible. Pero el peligro está en que en vez de llegar a la libertad para dejar crecer al espíritu, el futuro ministro pueda enredarse él mismo en las complicaciones de su propia competencia adquirida y se sirva de su especialización como de una excusa para soslayar una misión mucho más difícil, la de ser compasivo. La misión del líder cristiano es la de sacar a flote lo mejor que tiene el hombre e impulsarlo hacía delante, hacia una comunidad más humana. El peligro está en que su ojo, hábil a la hora de hacer un buen diagnóstico, se convierta más en un ojo que hace análisis detallados y distantes, que en el ojo de alguien que, con sentido de compasión, haga el camino con su hermano. Y sí los sacerdotes y ministros del mañana piensan que la solución al problema del liderazgo cristiano de cara a la próxima generación es una mejor preparación, pueden acabar sintiéndose más frustrados y desilusionados que los líderes de hoy. La estructura y el entrenamiento son tan necesarios como el pan para los hambrientos. Pero lo mismo que el pan, dado sin amor, puede llevar a la guerra en vez de a la paz, el profesionalismo sin compasión convertirá el perdón en un truco publicitario y el reino que tiene que venir en una venda que cubre los ojos.

Esto nos lleva a estudiar la característica final del líder cristiano de la generación futura. Si no quiere convertirse en uno más de la larga serie de profesionales que intentan ayudar al hombre con sus habilidades específicas, si realmente quiere ser un agente que guíe de la confusión a la esperanza y del caos a la armonía, debe sentirse él mismo no solamente unificado interiormente y compasivo, sino que tiene que ser también, y en el mismo grado, contemplativo en su corazón".

Henri Nouwen
"El sanador herido"

sábado, 31 de mayo de 2014

EL PODER DEL ESPÍRITU

"En y a través de Jesús llegamos a conocer a Dios como un Dios impotente, que depende de nosotros. Pero es precisamente en esta impotencia que el poder de Dios se nos revela. No se trata del poder que controla, dicta y ordena. es el poder que sana, reconcilia y une. Es el poder del Espíritu. Cuando Jesús aparecía en público, la gente quería estar cerca suyo, "porque de él salía una fuerza"(Lucas 6, 19).
Jesús quiere darnos este poder del Espíritu divino. El Espíritu ciertamente nos da poder y nos permite ser presencia que sana. Cuando estamos llenos de ese Espíritu no podemos ser sino sanadores".

 Nouwen habla de los poderes que nos regala vivir en el Espíritu:
Poder para hablar
Poder para rezar
Poder para ser
Poder para llamar "Padre" a Dios
Poder para recibir amor

Henri Nouwen

miércoles, 28 de mayo de 2014

ENCONTRAR EN ÉL LA VIDA

"Vivimos en un mundo lleno de preocupaciones. Nos encontramos ocupados y preocupados con muchas cosas, mientras a la vez nos sentimos aburridos, resentidos, deprimidos y muy aislados. En medio de este mundo, el Hijo de Dios, Jesucristo, aparece y nos ofrece vida nueva, la vida del Espíritu de Dios. Deseamos esta vida, pero también caemos en la cuenta de que es radicalmente distinta de la vida a la que estamos habituados, e incluso nos parece que aspirar a vivirla, bordea lo ilusorio. ¿Cómo podemos, entonces, pasar de la fragmentación a la unidad, de las muchas cosas a la única cosa necesaria, de nuestras vidas divididas a vidas unificadas en el Espíritu? Se requiere una dura lucha. Es la lucha por permitir que el Espíritu de Dios trabaje en nosotros y nos recree. Pero esta lucha no está más allá de nuestras posibilidades. Exige de nosotros algunos pasos muy concretos, bien planificados. Exige algunos momentos diarios en la presencia de Dios en que podamos escuchar su voz, precisamente en medio de nuestros muchos asuntos. Nos exige también el esfuerzo persistente de estar con los demás de un modo nuevo, procurando verlos no como a personas a quienes podamos apegarnos a causa del miedo sino como semejantes con quienes podemos crear nuevo espacio para Dios. Estos pasos bien planificados, estas disciplinas, son la modalidad concreta que adopta el fijar nuestros corazones en su Reino y pueden desactivar lentamente el poder de nuestras preocupaciones y así conducirnos a la oración ininterrumpida". 

Henri Nouwen
"Encontrar en Él la vida"

lunes, 26 de mayo de 2014

DIOS ESTÁ EN LA VIDA Y EN LOS OTROS

“El misterio de la vida es que no podemos conocer al Señor de la vida excepto en y por medio del acto de vivir. Sin estar involucrados de una manera concreta y específica en la vida diaria, no podemos llegar a conocer la amorosa presencia de aquel que nos sostiene en la palma de su mano”.
(Una súplica de misericordia)


“El verdadero amor entre dos seres humanos te pone en contacto con tu ser más profundo. Es un amor en Dios. El dolor que experimentas por la muerte o la ausencia de un ser querido, entonces, siempre te llevará a un conocimiento más profundo del amor de Dios. El amor de Dios es el único amor que necesitas. El amor de Dios se revela en el otro. Así, Dios, que habita dentro de ti, puede hablarle a Dios, que habita dentro de la otra persona. Es lo profundo dirigiéndose a lo profundo, es la relación mutua en el corazón de Dios, quien abraza a amas personas”.
(La voz interior del amor)

Henri Nouwen

jueves, 22 de mayo de 2014

TENTADOS DE REEMPLAZAR EL AMOR POR EL PODER

"¿Qué es lo que hace que la tentación del poder sea aparentemente tan irresistible? Quizás sea el hecho de que el poder ofrece un sustituto fácil para desempeñar el difícil trabajo de amar. Parece más sencillo ser Dios que amar a Dios; más fácil controlar a las personas que amarlas; más fácil sentirse dueño de la vida que amar la vida. Jesús nos pregunta: ¿Me amas? A su vez, nosotros preguntamos:¿Podemos sentarnos a tu derecha y a tu izquierda en tu Reino? Hemos estado tentados a reemplazar el amor por el poder. Jesús vivió esa tentación de la manera más agónica, desde el desierto hasta la cruz. La larga y penosa historia de la Iglesia es la historia de las personas que han estado, una y otra vez, tentadas a preferir el poder sobre el amor, el control sobre la cruz, el llegar a ser líderes antes de permitir ser guiados por otro. Los verdaderos santos son quienes han resistido esta tentación hasta el final y así nos han llenado de esperanza".


Henri Nouwen
"En el nombre de Jesús"

lunes, 19 de mayo de 2014

EL MINISTERIO HA DE SER SIEMPRE SERVICIO

"El ministerio es servicio en el nombre del Señor. Consiste en aportar nuevas noticias a los pobres, proclamar la libertad a los cautivos y nueva vista a los ciegos, liberar a los oprimidos y anunciar el año de gracia del Señor (Lucas 4,18). La espiritualidad es atención a la vida del Espíritu en nosotros. Consiste en partir para el desierto o subir a la montaña a orar; en ponerse ante el Señor en apertura de corazón y de mente; en gritar ¡Abba, Padre!; en contemplar la inefable belleza de nuestro Dios-Amor".

Henri Nouwen

"El sacerdocio ministerial es uno de los medios que Jesús utiliza al servicio de su pueblo, pero la gran dignidad viene del Bautismo, que es accesible a todos. La configuración del sacerdote con Cristo Cabeza, es decir, como fuente capital de la gracia, no implica una exaltación que lo coloque por encima del resto. En la Iglesia las funciones no dan lugar a la superioridad de los unos sobre los otros".
(Francisco, EG, 104)


sábado, 17 de mayo de 2014

EUCARISTÍA Y VIDA

"El acontecimiento eucarístico revela las más profundas experiencias humanas, como la tristeza, la atención a los demás, la invitación, la intimidad y el compromiso. Resume la vida que estamos llamados a vivir en el Nombre de Dios. Sólo cuando reconocemos la riquísima red de conexiones entre la Eucaristía y nuestra vida en el mundo, puede aquella ser "mundana", y nuestra vida "eucarística".

"Lo que celebramos y lo que estamos llamados a vivir son , en esencia, la misma cosa".

Henri Nouwen
"Con el corazón en ascuas".

miércoles, 14 de mayo de 2014

CONDUCIR A LA FUENTE DE LA VIDA

"El primer trabajo, el más importante que debe exigirse a un ministro del futuro es clarificar la inmensa confusión que puede surgir cuando las personas empiezan a vivir en su nuevo mundo interior. Es un hecho penoso darse cuenta de lo pobremente que están preparados la mayoría de los líderes cristianos cuando se les invita a ser líderes espirituales en el verdadero sentido de la palabra. La mayoría de ellos están acostumbrados a pensar en términos de organizaciones a gran escala, escuelas, hospitales, y a dirigir todos esos montajes espectaculares, como si se tratara de un director de circo. Se han convertido en personas a las que no les son familiares los movimientos significativos del espíritu. Es más, a veces se sienten asustados ante ellos. Tengo miedo de que, dentro de unas décadas, la Iglesia sea acusada de haber fracasado en su función más fundamental: ofrecer a los hombres vías creativas de comunicación con la fuente de la vida humana".

Henri Nouwen

"Un predicador que no se prepara no es espiritual; es deshonesto e irresponsable con los dones que ha recibido".

"Antes de preparar concretamente lo que uno va a decir en la predicación, primero tiene que aceptar ser herido por esa Palabra que herirá a los demás".

Francisco
"Evangelii Gaudium"


lunes, 12 de mayo de 2014

EL SANADOR HERIDO... EL LÍDER COMO HOMBRE COMPASIVO

Uno de los mejores trabajos de Henri Nouwen es sin lugar a dudas su libro "El sanador herido"...  sus ideas en torno al servicio de los líderes de la comunidad cristiana (que no se limita al ministerio ordenado) conservan totalmente su actualidad, y son preciosas sus intuiciones. Por eso he querido compartir algunas de esas ideas...

EL LÍDER COMO HOMBRE COMPASIVO

Al hablar de la articulación como forma de liderazgo, hemos sugerido también el lugar que ocupará el líder del futuro. No «allá arriba», lejos, o en un lugar secreto, sino en medio del pueblo, totalmente expuesto a las miradas de los demás.

Sabemos muy bien que la futura generación está volcada sobre su interior y busca una cierta articulación. Pero también es una generación a la que le falta la sensación de tener unos padres y que busca una nueva forma de autoridad. Es lo que nos lleva a pensar cuál será la naturaleza de esa autoridad. No encuentro otro nombre mejor que el de compasión. Ésta debe convertirse en el centro, e incluso en la naturaleza de la autoridad. Para la futura generación, el líder cristiano es primeramente un hombre de Dios. Pero para que ejerza un auténtico liderazgo tiene que ser capaz de hacer visible, capaz de hacer creíble en su propio mundo, la compasión de Dios hacia el hombre, como se manifiesta en Jesucristo.

El hombre compasivo vive con su pueblo, pero no se deja atrapar por el conformismo de las fuerzas del grupo con el que hace el viaje de esta vida. Nunca se dejará arrastrar por una compasión enfermiza, ineficaz, ni tampoco por una simpatía que nos ciega respecto a la globalidad de la realidad humana. La compasión nace cuando descubrimos en el centro de nuestra existencia no solamente que Dios es Dios y el hombre es hombre, sino también que el que vive a nuestro lado es realmente nuestro prójimo.

Por medio de la compasión es posible reconocer que el ansia de amor que siente el hombre reside también en nuestros propios corazones, que la crueldad que el mundo nos hace tan patente está arraigada en nuestros propios impulsos. Poseídos por la compasión, también vivimos en los ojos de nuestros amigos la esperanza de ser perdonados así como nuestro odio en sus bocas amargas. Cuando matan, sabemos que también nosotros podríamos hacerlo; cuando dan la vida, nos hacemos conscientes de que nosotros podemos hacer lo mismo. Para un hombre lleno del sentido de la compasión, nada humano le resulta ajeno: ni el gozo, ni la pena, ninguna forma de vida o de muerte.

Henri Nouwen
"El sanador herido"

viernes, 9 de mayo de 2014

PARA RECONOCER AL MESÍAS...

"Un día, un joven fugitivo intentaba escapar del enemigo. Sentía que le pisaban los talones y se refugió en una
aldea. Todos los habitantes fueron acogedores con él y le ofrecieron un sitio seguro donde esconderse. Pero
cuando los soldados, que le habían visto buscar cobijo en la aldea, preguntaron a los vecinos dónde se escondía, los aldeanos se echaron a temblar. Y no era para menos, porque les amenazaron con reducir a cenizas la aldea y con matar a los hombres que había en ella si no entregaban al fugitivo antes del amanecer. Los vecinos fueron a casa de! ministro y le preguntaron qué debían hacer. El ministro, angustiado ante el terrible dilema de entregar al joven al enemigo o la aniquilación de la aldea y la muerte de todos los vecinos, se retiró a su habitación a leer la Biblia. Esperaba encontrar la respuesta al dilema antes de la hora fatídica señalada por los soldados. Al cabo de muchas horas, poco antes de empezar a clarear el día, sus ojos cansados se quedaron como imantados en estas palabras de la Escritura: «Es mejor que muera un hombre a que se pierda todo el pueblo». El ministro cerró la Biblia, llamó a los soldados y les dijo dónde estaba escondido el joven. Después de que los soldados se lo llevaron para fusilarlo, se hizo una fiesta en la aldea porque el ministro había salvado las vidas de todos sus habitantes. Pero el ministro no participó en la fiesta. Abrumado por una profunda tristeza, se quedó en su habitación. Aquella noche se le apareció un ángel y le preguntó:
—¿Qué has hecho?
—He entregado el fugitivo a los soldados —le respondió.
—Pero, ¿no sabes que has entregado al Mesías al enemigo? —le recriminó el ángel.
—¿Cómo podía saberlo? —casi protestó el ministro, entre el miedo y el horror por lo que había hecho.
Si en vez de leer tu Biblia, hubieras visitado al joven tan sólo una vez y le hubieras mirado a los ojos, lo habrías visto con toda claridad.

Aunque las versiones de esta historia son muy antiguas, se diría que es un relato reciente. También a nosotros se nos invita a mirar a los ojos de los jóvenes de hoy, lo mismo que aquel ministro, que habría podido reconocer al Mesías si hubiera levantado los ojos de su Biblia para mirar a los del joven. Quizá un ejemplo así sea suficiente para prevenirnos de la posibilidad de entregarlos, totalmente desvalidos, en manos del enemigo, y hacernos capaces de sacarlos de los sitios donde se esconden, y de devolverlos a la vida con sus gentes desde donde puedan redimirnos y liberarnos de nuestros miedos".

Henri Nouwen
"El sanador herido"